NEW WEIRD LATIN AMERICA ©

Tropical Dystopia

Listen/Buy: Monstruos del Mañana’s “Tropical Dystopia”

Hoy presentamos ‘Tropical Dystopia’, un EP de 5 canciones. También lo presentamos en 2014, en el Festival Marvin. También lo presenté en 2013 a mi familia. Hay un proceso incrustado en este trabajo –que solo dura 19 minutos– que confronta la idea de El Principio, y El Final de una composición musical. No existe tal cosa, solo perseverancia, camaradería, curiosidad, y constante evolución.

Mi hermano mayor, Luky DMT, se acercó a mí por ahí del 2012 con un Ableton Live pirata. “Tienes que aprender a usarlo”, me dijo, “ahí está el pedo, es muy fácil de usar, es divertido, y tú que eres músico le vas a saber sacar buen provecho”, o algo así. Yo namás le dije “ah ps va” y me puse a picarle y a grabarle. Era más chido que el Garage Band de la compu. Traía sonidos que me recordaban mucho a Grimes y otras cosas que escuchaba en el momento, como el soundtrack de la pelicula Drive. Me creía mucho con mis maquetas. Tanto, que en 2012 subí un EP llamado “Backyard Philosophy” a mis redes sociales. Un tipo de tributo al estilo de vida sedentaria que llevaba, a falta de escuela y de banda –todos mis ex-compañeros de banda se habían ido a estudiar fuera. Y yo, con mi Live.

Seguí explorándole. En 2013 tenía un nuevo EP: “Monstruos del Mañana”. Repetí la acción de colgarlo en mi face, y decirle a todos lo feliz que estaba por poder hacer música solito, en mi compu. Mi hermano en ese entonces vivía con Franco Genel, AKA Tino El Pingüino. Se lo puse y se prendió muchísimo. Tanto que me dijo, “esto lo tiene que oír Eric, de NWLA” –compa y partner in crime de Luky y Franco.

Y así fue. Solo que Eric me hizo darme cuenta de algo. Yo no estaba componiendo para el Live, y yo no era productor. Yo era un brother acostumbrado a tocar en bandas, que lo que estaba haciendo en mi compu con mis sintes era imaginar lo que habrían hecho otras personas, cada quien en su instrumento. Su reacción fue muy positiva, tanto que me dijo “aguanta este release, vamos a grabarlo chido, esas batacas y esas voces necesitan trabajo.”

De repente ya no era yo solo, con mi Live. Recluté a mis amigos más cercanos. Luky en la lira, Chencho, mi BFF del kinder en el bajo, yo en los teclados, y el Emily en la bataca. Para la grabación, un amigo de Chencho, El Nunch, se ofreció a echarse la chamba. Nos iba a hacer el mega paro usando las instalaciones de su escuela, el SAE. Y además de esto, teníamos el Festival Marvin –lo que acabó siendo una gran presentación.

A mediados del 2014 ya teníamos uno que otro toquín bajo la manga, y esta grabación en puerta. Le dije al Nunch, “queda por ahí de octubre, ¿no?”, y el me dijo “Sí, ¡sin pedos!” Pues venga. Empezamos con estas sesiones por ahí de junio-julio.

Las cosas empezaron a cambiar mientras nos íbamos dando cuenta de las necesidades del proyecto: re-grabamos las baterías para no tener que editar mucho y que todo quedara a tiempo, con una mezcla fina. También, por nuestros horarios y los del estudio, nos tuvimos que acostumbrar a grabar todo en sesiones nocturnas –de 12 de la noche a 7 de la mañana. Siempre andábamos bien ojerosos y por lo mismo, nos tomó más tiempo grabar cada elemento. Elementos que cada vez se iban sumando. Quise meter trompeta, saxofón, percusiones latinas, unos corillos, y a mi excelente amiga, Joaquina. Pos oye, si ya nos íbamos a tomar el tiempo, había que hacer las cosas bien.

Nos dio enero 2015 y apenas estábamos acabando de grabar todo. Yo entré en un tipo de desesperación. Una desesperación que me anduvo correteando durante todo el proceso, ya que, en teoría yo ya había “estrenado esas rolas” y por lo mismo, ya quería que estuvieran navegando la web, y yo quería estar navegando otros proyectos. Mis nuevas maquetas se iban apilando y yo, con el pendiente; ese EP que ya se había tardado.

El proceso de post-producción fue igual de talachoso y pesado. Todo por nuestros horarios y los del estudio. Para no hacer el cuento largo, la edición nos tomó casi todo el 2015. ¡Nunch finalmente sí me entrego un master final en octubre! Solo que un año después. Mientras nuestro trabajo cobraba ese ritmo lento, mi cabeza dio muchísimas vueltas y durante ese proceso fue cuando más aprendí. Hubo un punto en donde le dije a Nunch, “quédate con esas grabaciones, yo ya no quiero tener nada que ver con eso”. Ya me había hartado y hasta quise tirar todo a la basura. “Meh, son cinco rolitas piteras, da igual si las saco o no”, al fin que ni me gustaban. Pero unas semanas después de ese suceso, el productor estrella me sorprendió con un trabajo de mezcla increíble. ¡Ya tenían vida estas grabaciones! Cómo niño que se seca las lágrimas después de una barrida cerda en un partido de fut, me reincorporé en la cancha, con el cuerpo algo madreado y entumecido, pero con más fervor por el equipo que antes.

Estos meses, le he estado poniendo el EP a varias personas. Están todos muy contentos. Todos me dicen “valió la pena la espera”. Vaya que valió la pena. Mi proyecto es otro. Ya hasta somos otra banda. Ahora somos Monstruos del Mañana (esa materialización de los miedos y las pesadillas en el inconsciente como herramienta de creación musical o bien, arma contra el mundo) y el EP ahora se llama “Tropical Dystopia”. Y ahora con Nicolás, Melisa, Claudio y Chencho, estoy de vuelta en casa. Otra vez estoy en una banda. Pero eso sí, yo sigo tocando con el Live. Gracias, Luky.

Yo solo me doy cuenta de cómo realmente nunca se está listo; ya había subido rolas a internet y ya había tocado en vivo, ya había entrado al estudio en ocasiones anteriores, y ya otros productores me habían entregado mezclas y masters. Pero por alguna razón todo este proceso fue diferente, y todos lo serán. Y es ahí donde está “la carnita” del asunto. Ahí está lo bueno. A quién le importa si acabé una rola, o si estoy empezando otra, o si me tarde dos días en grabar una orquesta sinfónica, o un año en grabar una banda de rock alternachido. Y probablemente este EP no sea la gran mamada para la World Wide Web. Pero para mí, sí lo es. Es la gran mamada por la que vivo. ¡Qué esta música suene en donde tenga que sonar! ¡Qué la disfruten! ¡O que les dé igual! ¡Pero que sepan que a la hora de los putazos, grabar un disco no es cualquier cosa y que quién lo hace tiene mis respetos por perseguir aquello en lo que cree y que todas esas horas de sueño perdidas y las ansias y las náuseas valen más que quedarse con los brazos cruzados esperando! ¡Esperando a que nos cargue la chingada para por fin llevarnos a conocer al Dios del Rock!

¡Qué viva la música!

Foto por Anabel Navarro

Adiós, bragas. Fuera, chones. Happy #NoPantyDay!

Hoy es el día en que te quitas los chones, en el que te pones una falda corta, en el que te agachas sugestivamente frente a todos los señores.

quentinbeck4

Descarga: “Quentin Beck” por Boncker

Andaba yo jugando el nivel de Mysterio en Spiderman Shattered Dimensions —nivel donde alucinas con gas y vuelas entre jeroglíficos astrales— y como personalmente me encontraba en ese mismo trip gracias a un poco de Blueberry Haze, prendí la laptop y empecé a armar este mixtape con unas rolitas recién compradas y otras ondas que ayudarían a darle forma al mixtape.

ven

The Guadaloops – Ven

Hay gente que cree en el destino, hay quienes creen en la coincidencia. Yo creo en la magia. Esa sensación que te da en la nuca, como deja vú, que estás seguro que algo está por suceder.

009

Mamicore: Coquis

A Coquis le tomé fotos a partir de algunas coincidencias. Estábamos en una fiesta por motivo de no haber salido de vacaciones, como la mayoría de nuestros amigos, y entre las personas que fueron a la fiesta llegó ella con un grupo de amigas, su cabello la hizo muy llamativa a la distancia y en algún momentos cruzamos palabras.