NEW WEIRD LATIN AMERICA ©

Ponce

Ponce – Be My Queen

Mexico City producer Ponce uses synths to shape the dark and shimmering textures at the core of his music. His capacity to carve bliss and gloom out of moody beats is what ultimately informs his sound as Ponce. This is the way he crafted the songs on his last LP ‘Viejo’, where he channels future bass to make what he calls dark pop.

The stop-and-go rhythm of “Be My Queen” tugs at the heartstrings, sparking dreamlike wanderlust. Ponce’s fractured but pop-oriented beats offer the ideal atmosphere to tell a story about love, lust, and a mysterious journey to bring two people together. The visuals for “Be My Queen” showcase Tijuana’s All My Friends – one of the most photogenic festivals of Latin America – and later some scenery from Silverlake, California, offering a glimpse into two micro-worlds connected by one star-crossed romance. Check out the clip above.

[Review via Remezcla]

mareoflores600

Mi nombre es Terrorismo Flores

Desperté de mi cruda para enterarme que habían levantado a @mareoflores, un gran tipo que conocí por Twitter hace poco más de un año, la razón aún era desconocida, sin embargo se sospechaba que todo tenía que ver con algunos incómodos tweets que el buen Mario Flores había lanzado antes y después del accidente del secretario de gobernación.

angie006

Giean Nare

Alexandra Uzárraga es una novel fotógrafa nacida en San Diego, CA, que ha vivido toda su vida en Tijuana, BC. Su trabajo se basa en lo que la inspira, ama o detesta.

004

Mamicore: Mely Ávila

Mely Ávila es una chica originaria de Tijuana que además de ser una gran fotógrafa e ilustradora, es una reconocida trotamundos y belleza mexicana que va robando corazones, así como haciendo sinergias artísticas, por cualquier ciudad en la que se aparece.

galatzia600

Galatzia: Mi cuerpo es Touchscreen

Mucho se había rumorado sobre este nuevo sencillo, pero entre que la diva Sci-Fi se decidía con qué productor darle vida a esta nueva aventura transhumanista, y el inesperado lanzamiento de "Me enamoré de un Avatar", el futuro de de "Mi cuerpo es Touchscreen" ya comenzaba a augurarse nublado. Afortunadamente todo fue para bien.