NEW WEIRD LATIN AMERICA ©

amodio

Te Amodio

La mayoría de nosotros no sabemos distinguir el amor del odio, porque no son dos cosas tan diferentes. Son un mismo sentimiento: El Amodio. Un poco con la intención de explicar mejor este fenómeno que nos aleja y acerca con la misma intensidad a todos, recurrimos a las típicas fotos de stock para ilustrar esta nueva columna de Ashauri.

“Te amodio” me dice mi novia el día en que le digo que no puedo hablar con ella porque estoy organizando un pinche Festival sin fondos que me va a costar pasar dos años peloteando campañas publicitarias de papitas. “¿Amodio?” “¿Qué significa eso?” le pregunto después, y me responde que amodio es lo que ha sentido por mí desde la primera vez que me vio: una sensación fantasmagórica de emoción y decepción, de hambre y asco, de maravilla y horror. Trato de no perder la calma, porque de pronto me emputa un chingo tener que soportar sus percepciones poéticas de la vida y mantenerla medio contenta para seguir sintiéndome un buen hombre al tener una mujer tan hermosa a mi lado. Entonces entiendo que yo también la amodio. Pero ¿en qué puto momento nos volvimos amantes y enemigos? ¿por qué la ilusión honesta y angelical del amor a primera vista, se desvaneció entre el silencio que hay cada que estamos juntos pero separados por andar checando nuestras cárceles sociales? Nunca lo sabré. Lo que sí tengo claro es que es natural que el amor que tienes dentro eventualmente empiece a coger con el odio que tienes dentro y provoque reacciones de neurosis, codependencia, locura y sexo delicioso, el mejor sexo de toda tu pinche vida, el que vas a recordar cuando te pregunten “¿Qué quieres hacer hoy?”. No sabemos distinguir el amor del odio, porque no son dos cosas distintas. Son un mismo sentimiento: el amodio, que a veces nos acerca y a veces nos separa pero siempre nos recuerda cuánto nos necesitamos.

Estás son cuatro cartas que desarrollé para ejemplificar el “amodio”.

                      ( Úsalas si quieres. Son tuyas. Te amodio. )>     

Niño desgastado

Te amodio porque te pareces a mi mamá

Desde la primera vez que te vi supe que iba a terminar amodiándote, lo supe porque te pareces un chingo a mi mamá. Mi mamá me abandonó por perseguir sus sueños que no eran yo, el niño bomba. Ahora soy una bomba nuclear de tragedia y sentimientos esperando que alguien le corte los cables con un “Te ves mejor en persona que en el Facebook”. Por eso supe que te iba a amodiar, porque siempre te vas como mi mamá y me haces explotar. Quiero que otra vez me hagas explotar. Llévame al supermercado y suelta mi mano por favor déjame llorando, que me rescate otra chica, una chica linda que jamás pueda amodiar, para besarla, desnudarla y esparcirle un chingo de tu ausencia por el cuerpo, aspirarla y que me llegue hasta el cerebro, hasta soñar con esa puta selfie de los dos sonriendo en mi cama despues de coger, que nunca podremos ser, porque siempre te vas y te persigo en mi cabeza, te alcanzo en la entrada del metro, grito antes de que arranque el taxi, corro agitando los brazos detrás de tu bicicleta y nunca te alcanzo, siempre tropiezo con un “No tienes que demostrarle que la quieres tanto” y caigo al suelo y despierto en mi cama, con un chingo de mensajes y ninguno tuyo y no quiero dejar de mirar al techo, pero veo tu boca diciéndome “no seas tan intenso” y recuerdo que por eso ya no estás aquí. Ya no estás a mi lado abandonándome mientras scrolleas el abandono de otros. Ya no estás abrazándome mientras chillas porque tu nueva foto no llegó ni a cien likes. Ya no te quejas de que tus papás te escriben babosadas en tu muro. Ya no te masturbas a mi lado mientras vemos videos de painal. Ya no me llenas la boca con tus babas y jugos. Te largaste como mi mamá y tus fotos en pinche Instagram ya me contaron que no vas a regresar. Te amodio porque me gustas más así, cuando te puedo extrañar.

Centro del DF

Te amodio porque te pareces a mi ciudad

Te pinche amodio porque te pareces un chingo a mi ciudad, tan bonita y sucia, piernas hermosas, rodillas mugrosas y una sonrisa que te acuchilla en las noches para tumbarte el celular. Eres el tipo de mujer que desde el primer beso ya sabes que te va chingar. Déjame irme caminando por tu cuerpo que no tengo para al metro, quiero meterme a tus calles más oscuras, quiero que tus besos me tumben mi cartera, mis tenis, mis lentes, mis ganas de cogerme a alguien más. No me importa si un día tienes un chingo de tráfico en el corazón y sientes que ya no me quieres besar, yo te voy a recorrer en bici desde Indios Verdes hasta Plaza Universidad. Yo te haré una manifestación en tu avenida Reforma de cien mil mordidas hasta que no puedas parar de gritar consignas de amodio universal. Beso por beso, caricia por caricia hasta que sientas que el único fraude es creer que el romance no existe en esta pinche ciudad. Tú me enseñaste que hasta a la mugre se le puede amodiar. Me pusiste contra la pared y me bajaste todos los recuerdos dolorosos, las ideas, los chistes malos que siempre uso para tratar de agradar en esas fiestas donde todos me valen verga. Esa noche terminé desnudo, sobre tu cama desnudo y me chupaste la niñez en Tacuba, la pubertad en San Cosme, la tristeza de Azcapotzalco, el miedo en Iztapalapa, las noches locas de la Condesa. Ahora nada me pone más caliente que ver cómo te atardece en la cabeza, labios de horizonte naranja con un chingo de imecas, lengua de avenida llena, ojos de pesero que atropellan mi soledad moderna. Te amodio porque no importa cuánto me subas el metro, cuánto me asfixies en un metrobus lleno, no puedo dejar de mirar tus banquetas grises, tus cines viejos y llenos gatos, tus cielos decorados por tinacos. Creo que no soy capaz de vivir en otro infierno. Te amodio porque eres la ciudad perfecta para este corazón enfermo.

Joven topless ebria

Te amodio porque no te acuerdas de mi nombre

Ya sé que no te acuerdas de mí ni de las cosas que me dijiste mientras te metía mano en esa fiesta a la que llegaste hasta el moco y de la cual tampoco te acuerdas. No tienes que explicarme nada. No tienes que sonreir ni aclararme que tienes novio, no soy idiota, tengo Facebook. Tampoco tienes que sentir vergüenza porque no le voy a decir a nadie, tu error está seguro conmigo, no habrán consecuencias, ni sentimientos de culpa. Espero que después de coger conmigo te hayas dado cuenta de que en realidad amas a tu novio. Espero que recuerdes mis besos como esa etapa terrible de tu vida que no le vas a contar a tus hijos. Espero que algún día logres ser más feliz que esa noche, porque si no, nada habrá valido la pena, mi sufrimiento será como una hamburguesa medio mordida en un bote de basura. Y es que diario lucho por no pensar en ti, pero creo que ya me gusta ser el peor error de tu vida. A veces me imagino que tu novio se muere, que te deja por una más buena o que se queda paralítico y regresas conmigo, para cumplir nuestro destino. Esa noche yo pensé en el destino. Supe que estaría junto a ti hasta la muerte. Imaginé que eras mi game over y mi felices para siempre. No te sientas culpable. Te juro que él no se va a enterar. Yo tampoco me acuerdo bien. Sólo a veces antes de dormir recuerdo tu cara viniéndote y me dan ganas de rezarte, de prenderte una vela, de ponerte un altar. Me salvas y me castigas, me amas y me enseñas a odiar. Te amodio porque aunque quiera seguir adelante en mi corazón sigues viniéndote, en mi corazón siempre vas a estar.

Guns & Roses

Te amodio porque eres una mentira televisiva

Llevo semanas amodiándote, más de lo que me gustaría contarte pero ya te lo estoy contando así que ya me chingué. Por eso no voy al pinche terapeuta, porque sé que le contaría historias tan falsas como las que me cuento a mi mismo cada que pienso en lo que vivimos. Son falsos todos los momentos que tengo contigo. Somos una sonrisa actuada a mitad de diciembre, el vacío después del orgasmo que no sientes, una boca hambrienta que dice “no tengo hambre”, la culpa de besar cuando en realidad te quieres ir. Ya no quiero escucharte mentir. Ya no quiero escuchar palabras de esperanza con el corazón roto. Ya no quiero versiones suavizadas de noticias que escurren sangre. Ya no quiero que al final la guapa se quede con el más idiota, con el que no sabe lo que quiere, con el que chilla todo el tiempo y no se entiende. Te amodio porque eres una mentira televisiva, la actriz principal de una telenovela para chicas solitarias y perdidas y me hiciste tu galán y no tengo los trajes de un galán, ni el coche de un galán, ni la misma disposición de aguantar tus pendejadas que seguramente tiene un galán. Soy alguien al que le gusta la verdad aunque la verdad le rompa la nariz y te puedo decir que ayer que nos besamos, cuando dije que aunque terminen los tiempos yo te voy a seguir amando la verdad estaba actuando y espero ganarme el Oscar al mayor hijo de puta o ser el pendejo del año por descuidar tanto tu corazón que tan sólo quería ser una mentira televisiva y entró al CEA y se acostó con el dinero de viejos con el hocico podrido y se metió coca por el ano y se clavó los dedos a la garganta para obligarse a vomitar sus sueños porque de pronto olvidó que también es lindo vivir sin todo eso. Por favor regresa a mi cama tengo tres gatos para que recuerdes quién eres. No quiero que esta sea una telenovela donde al final tu sonrisa muere. No me importa que esta carta me haga quedar como un tonto. Te amodio porque eres una mentira tratando de negar que tiene un corazón hermoso.

loosies_LAY-OK

Download: Raido’s “Blow”

Raido’s “Blow” is a rollercoaster ride through a moody night at the club

Raido - Meant To Be

Raido – Meant To Be

Raido es el nuevo proyecto de Giancarlo Renzi, jóven productor de Costa Rica que pasó por el drum & bass y el dubstep antes de dar un gran salto al crear el EP "Meant To Be", el cual consta de 5 tracks que son como 5 exquisitos blunts de distintos sabores llenos de hip-hop del futuro.

Sonora

Descarga: “The Lip Biting Flower” de Sonora

¿Por qué hacerse los rudos este 14 si hoy es un buen día para acercarse o expresarle algo lindo a esas personas que quieres?

teenflirtkoreless

Descargar: Koreless – Lost in Tokyo (Teen Flirt Remix)

Koreless es un chico de Gales que actualmente reside en Glasgow, y aunque es muy joven aún, ya lleva su tiempo haciendo música, misma que ha llamado la atención de proyectos y productores como Jamie XX, Jacques Greene, Sepalcure, Mark Pritchard, SBTRKT y Mount Kimbie. No por nada ha editado ya para Young Turks, Domino, Warp y XL...