NEW WEIRD LATIN AMERICA ©

majorlazer2

Folklore Major Lazer

Es más practico bailar como si te tiraras a tu pareja de baile a dedicar meses en aprender un estilo para obtener el mismo resultado

El baile siempre ha sido un punto clave para la seducción de pareja, mis abuelos, expertos en el estilo folklórico mexicano, se conocieron al ritmo de los taconazos en una tertulia de tradición hace más de 40 años, y siguieron bailando hasta que el tiempo y la obsolescencia programada del cuerpo humano se los permitió.

El viernes pasado tuve la oportunidad de asistir a uno de los shows mas sudorosos de la actualidad; Major Lazer, proyecto del dj y productor Diplo que junto con su colega Switch han logrado transformar las pistas de baile de varios clubs exclusivos, en un desenfreno carnal sólo encontrado en las tan denigradas fiestas de reggaetón. Nada curioso este fenómeno ya que hace algunos años, justo cuando los franceses de Ed Banger dominaban las pistas de baile un conocido me comentó, muy convencido, que sólo escuchaba reggaetón porque era la música del futuro. En ese tiempo nadie, ni siquiera yo imaginaba que ritmos tan veloces y basados en el sometimiento femenino fueran a dominar los cuerpos de todos aquellos que, años antes, habían rechazado tal comportamiento mundano. La pregunta surgió el día en que noté el cambio en la programación de MTV, los videos de Daddy Yankee empezaban a aparecer en la barra junto con otros videos de hip hoperos que sin mucho esfuerzo trataban de imitar el aparente estilo misógino del puertorriqueño. La respuesta vino después, cuando pude experimentar en carne propia, la íntima relación entre el nuevo estilo de baile y el que varias décadas antes había logrado juntar los corazones de mis ancestros; el sexo, motor del arte, moda y mercadotecnia en nuestra sociedad.

El sexo siempre ha sido un momento de desenfrene, sudor, palabras sucias, sentimiento de culpa y amor, el cual emerge entre dos personas después de haberse transformado en animales sin tapujos durante un par de horas. El baile que practicaban mis abuelos era en sí, un preámbulo perfecto para terminar en la cama, la prueba es que estoy escribiendo esto, la prueba reside en la creencia ancestral de que tu pareja de baile tiene una alta probabilidad de ser una excelente pareja sexual. Sin embargo los tiempos cambian, los tapujos se van desvaneciendo como cera sobre zapatos de charol y dejan el cuero del calzado desnudo, con todas sus imperfecciones al aire, pero respirando, infinitamente vivo.

Asimismo, la música de Major Lazer es un preámbulo perfecto para terminar en la cama, sólo que con tanto bombardeo tecnológico y filosófico al humano no le queda más que ahorrarse tiempo. Los tiempos cambian velozmente y quizás mañana sea demasiado tarde como para decirle a aquella chica que quieres estar entre sus piernas, los tiempos cambian velozmente y ya no puedes esperar a preguntarle su número, necesitas mover las caderas, demostrarle lo animal que puedes ser; ella por su lado te recibe con el torso inclinado, lista para agitar tu vista al ritmo de sus carnes, como el par de bestias que si la noche es oportuna personificaran. Hay que ahorrar tiempo, compras un celular porque es más práctico a esperar hasta tu hogar para recibir recados, compras una computadora porque es más práctico leer y trabajar a distancia con tus colegas a tener una junta con ellos, tomar nota y regresar al día siguiente con nuevas ideas. Es más practico bailar como si te tiraras a tu pareja de baile a dedicar meses en aprender un estilo para obtener el mismo resultado.

Lo animal, en cuestiones artísticas y de entretenimiento va ganando terreno ya que después de años de perfeccionamiento intelectual nos damos cuenta de que lo mejor para transmitir un mensaje, es atacar el salvajismo oculto en la sociedad.

Major Lazer, con su tributo al dancehall jamaiquino regalan ritmos grotescos, sudorosos y libertinos que nos recuerdan que no importa cuanta educación y avance haya en la sociedad, nunca perderemos este oscuro placer de comportarnos como animales.

beloch

Cuando vivimos un infierno

En NWLA también leemos. Sí, nos la pasamos pegados a YouTube y Google, pero a ratos, nos da por regresar a los libros y perdernos en ellos, especialmente si se trata de literatura explícita. Ashauri, uno de los ejes cardinales de nuestra editorial, es todo un talento emergente en estos territorios, y muy amablemente nos ha compartido la segunda parte de su cuento —aún inédito—, "La crisis". Cabe decir que este fragmento, es uno de los pasajes más XXX de y no apto para persignados.

gs3k_NT-03

Gran Studio 3000

Gran Studio 3000 es un proyecto fotográfico, que en palabras del autor está basado en "sueños que aún no ha tenido".

006a

Mamicore: Ivana

A Ivana la conocí a través de internet hace un tiempo, pero nunca platicamos mucho, más alla de hacerle la propuesta de tomar fotos. Ella es de Saltillo pero vive en Monterrey, así que en mi última visita con motivo del Festival Nrmal fue para mí una sorpresa conocerla y trabajar con ella.

Elebleu

Listen: Elebleu & Beasty Godiva’s – “Ven P’acá”

Elebleu and Beasty Godiva Team Up for Ambient Dembow Adventure “Ven P’acá”